viernes, 26 de mayo de 2017

La abeja y la araña

.
Cuento Kabbalista
.
Hace muchos años había un conductor de carretas judío muy pobre. Trabajaba día y noche pero nunca pudo guardar un centavo. Ya no podía seguir viniendo a su casa y enfrentar a su mujer sin traer una moneda, por lo que decidió ir al Rebe en busca de ayuda. El consejo del Rebe fue: “Vuélvete un maguid” (Un maguid iba de pueblo en pueblo alentando a la gente a arrepentirse y esforzarse por seguir los senderos de la Torá).

"¡Rebe!", dijo shockeado el carretero, “¡¿cómo es posible que sea un maguid?!, ¡nunca he hablado en público y no se nada de nada!”. El Rebe le dijo: "aseméjate a la abeja y no a la araña. La araña guarda y guarda y se queda con todo para sí misma; pero la abeja recolecta y entrega todo a los demás”. El carretero siguió el consejo del Rebe, y en su trabajo comenzó a escuchar lo que la gente sabia decía, luego lo entregaba a los demás como maguid. Eventualmente tuvo éxito y pudo alimentar a su familia y educar a sus hijos en los caminos de la Torá.
.

Jahahaiku =D (525)

.
Y amanece
La luz celeste
se torna dorada
.

lunes, 15 de mayo de 2017

Las doce flores de lino

.
De Un Abrazo para el alma
de Rubén Armendáriz Ramírez
(Tercera sección: Trascendencia)

.
Había una vez doce flores de lino muy hermosas y dichosas de ser lo que eran: disfutaban de estar al sol y alimentarse de agua. Pero un día llegaron unas tijeras haciendo este ruido: cric, crac, cric, cruc, crac. Se acabó, se acabó, se acabó y cortaron las hermosas flores de lino. Pero las flores decían: "No, no se ha acabado nada; falta lo más hermoso todavía".

Entonces esas flores se convirtieron en doce metros de hermosa tela de lino muy fino y resistente. Pero de nueva cuenta aparecieron las tijeras, haciendo su sonido: cric, cract, cric, cruc, crac. Se acabó, se acabó, se acabó. Y la tela decía: "No, no se ha acabado nada, falta lo más hermoso todavía"

La tela, entonces, se convirtió en doce camisas de lino. Doce hermosas camisas de lino que las portaban personas muy fina y muy elegantes, quienes iban a saborear deliciosas comidas; y las camisas se manchaban de exquisitos manjares, de vinos deliciosos, una y otra vez.

Pasó el tiempo y de nueva cuenta aparecieron las tijeras con su sonido: cric, crac, cric, cruc, crac. Se acabó, se acabó, se acabó. Pero las camisas decían: "No, no se ha acabado nada; falta lo más hermoso todavía".

Las camisas fueron recicladas para hacer doce hermosos papeles de lino. Dichos papeles fueron a dar con un poeta maravilloso, uno que sabía expresarse bien y con gran emoción. Las ideas que el escritor plasmó entintaron todos los lienzos.

Los doce pliegos adquirieron fama y recorrieron el mundo. Después ocuparon un rincón distinguido de la biblioteca, pues la información que contenía resultaba valiosa para quien los leía.

Esa vez no aparecieron las tijeras, sino el desgaste, el polvo y las polillas que se comieron los doce hermosos pliegos.

Un día, el poeta los vio desgastados, viejos, acabados y, estando junto a la chimenea, los tiró a la leña y dijo: cric, crac, cric, cruc, crac. Se acabó, se acabó, se acabó. Pero los pliegos decían: "no, no se ha acabado nada; falta lo más hermoso todavía".

Entonces se convirtieron en doce chispitas que se integraron al universo y todas juntas dijeron: "No, no se ha acabado nada; falta lo más hermoso todavía"
.
.

"...(´_ゝ`)..."

.
"...Llegas a un punto en que la decepción contigo mismo, se vuelve mucho más grande que la decepción que tus padres tienen de ti. No lo sé. Pero de vez en cuando, cuando haces algo bien, te premias...sólo que en una forma, en la que no pueda sentirme comprometido".

- John (Keanu Reeves)
Generation Um (2012)
.

Baal Shem Tov

.
Cuento jasídico

La siguiente es una historia hermosa que nos habla de Baal Shem Tov, un famoso rabino jasídico, quien era muy conocido dentro de su comunidad por ser un hombre tan piadoso, bondados y honesto, que Dios escuchaba cuando le hablaba.

Era tradición del pueblo jasídico que todo aquel que tenía un deseo insatisfecho o necesitaba algo que no había podido conseguir iba a ver al rabino. Éste se reunía con todos ellos una vez por año en un día especial y los guiaba a un lugar en medio del bosque y, una vez ahí prendia con ramas y hojas un fuego de una manera muy particular y hermosa, entonando una oración en voz baja casi como su fuera para él mismo.

Y dice el relato que a Dios le gustaban tanto esas palabras, y le encantaba de tal manera el fuego armado de esa manera, y gustaba tanto de la reunión de esas personas en el bosque, que no se resistía al pedido de los deseos de Baal Shem Tov.

El tiempo pasó y Baal Shem Tov, como cualquiera de nosotros, dejó su cuerpo material. Sus seguidores hasta entonces se dieron cuenta de que nadie sabía las palabras exactas que él decía. Sin embargo, conocían el lugar y sabían cómo armar el fuego. Una vez por año, siguiendo la tradición ya instituida, todos los que tenían necesidad y deseos insatisfechos se reunían en ese mismo claro del bosque, prendían el fuego de la manera en que habían acordado y como no conocían las palabras, cantaban cualquier canción, recitaban un salmo, una oración cualquiera o, simplemente guardaban silencio alrededor del fuego.

Dicen que Dios gustaba tanto del fuego encendido, de ese claro del bosque y de las reuniones de esas personas que, aunque nadie decía las palabras adecuadas, de cualquier forma concedía los deseos.

El tiempo ha pasado rápidamente. Han transcurrido ya alrededor de 500 años y una generación tras otra, y los conocimientos exactos se han ido perdiendo. Hoy ya no se sabe cuál es el claro del bosque, ni cómo encender el fuego, ni mucho menos cuáles son las palabras de Baal Shem Tov; de hecho, no se sabe siquiera ya cuál es el bosque.

Sin embargo... dicen que a Dios le gusta tanto ésta historia que basta que una sola persona en todo el mundo la quiera contar, y una sola persona en el mundo quien la quiera escuchar, para que él se sienta complacido y satisfaga cualquier necesidad, concediendo cualquier deseo tanto a quien la cuenta como a quien la escucha.
.´.
.

lunes, 8 de mayo de 2017

"[(¯―¯)´"

.
"Querer defender algo te da fuerza. Pero los sentimientos demasiado intensos son peligrosos. Si no los controlas serán tu perdición. Si sólo piensas en ganar, no podrás tomar desiciones con calma ni analizar la fuerza de tu oponente. Ninguna pelea tiene una victoria asegurada."
 .
- Palabras de Picoro a Gohan
(Dragon Ball Super episodio 88: Gohan Y Picoro:
Maestro contra discípulo. Entrenamiento al límite)
.

Jahahaiku =D (524)

.
Pasa una nube
de treinta y dos vagones
Cielo-espejo
.



domingo, 7 de mayo de 2017

"༼ಢ_ಢ༽"

.
- ¡Esas escalas suenan telibles! ¡Goldo flojo! ¡Lalgo ya!
 
- ¡No, por favor! Tengo que mejorar, para poder ser tan bueno como mis amigos. En verdad los defraudo.

- ¡Tus dedos no están sanglando, no lo intentas lo suficiente! ¡¿Quelel que te ponga la plancha en espalda otla vez?!

- ¡Eso intento, eso intento!

- ¡Intenta más fuelte! ¡Toca mejol!

- Regaño del chino de la tintorería a Petter Griffin
Family Guy, temporada 15, episodio 13: The Finer Strings

.

"(︶_︶)"

.
"El hombre se cansa de vivir una vida de despilfarro. Así que acepté la yihad. La verdadera yihad, no esa locura que ves en las noticias. La guerra interior. La lucha espiritual para corregir tus errores. Encontrar y servir a Dios"

- Benjamin Miles "C-Note" (Rockmond Dunbar)
Prison Break, Temporada 05, episodio 01: Ogygia
.

Compartir

 
Creative Commons License
This obra by Arturos (Basiliskus) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.
Based on a work at basiliskus.blogspot.com.