martes, 30 de abril de 2013

El ayuno


 De El Tao de la salud, el sexo y la larga vida de Daniel Reid 

El ayuno es uno de los mecanismos curativos naturales más antiguos del mundo. Todos los animales, salvo el hombre moderno, ayunan instintivamente cuando están enfermos. Aun hoy existen tribus primitivas en el Amazonas, en África Central y en remotas regiones de Asia, que mantienen "casas de enfermos" en las afueras de sus aldeas, donde las personas aquejadas de alguna enfermedad se retiran para someterse a prolongados ayunos totales hasta que recobran la salud y la vitalidad. Los yoguis de India son bien conocidos por sus ayunos y sus limpiezas de colon. El ayuno terapéutico ha constituido siempre una parte muy importante de los regímenes de enseñanza taoístas. Los maestros hacían ayunar a sus discípulos durante periodos prolongados, para que purificaran el cuerpo y la mente, antes de exponerles sus técnicas más avanzadas.

Los antiguos griegos ayunaban para conseguir salud y longevidad, y eran renombrados por su robusta constitución física. Galeno, Paracelso e Hipócrates, padres fundadores de la medicina occidental, practicaban y recetaban el ayuno para todas las enfermedades graves, y lo recomendaban como excelente régimen preventivo. Pitágoras exigía a sus discípulos que ayunaran durante 40 días para purificar cuerpo y mente antes de transmitirles sus más altas enseñanzas. Platón y Aristóteles, cuyo pensamiento constituye la raíz y núcleo de la filosofía occidental, ayunaban regularmente para mejorar su salud física y estimular sus facultades mentales. La Biblia menciona el ayuno en 74 ocasiones, y el propio Jesús solía ayunar con frecuencia, a veces hasta 40 días seguidos. Y lo mismo hacía Buda. El ayuno es una respuesta natural y universal ante la enfermedad y la debilidad, no un "rollo" cultural o religioso.

El ayuno desencadena un proceso de limpieza verdaderamente maravilloso, que llega hasta la última célula y el último tejido del organismo. A las 24 horas de suspender la ingestión de alimentos, las enzimas dejan de entrar en el estómago para dirigirse en cambio a los intestinos y al torrente sanguíneo, por el que van circulando y destruyendo todo tipo de productos de desecho, tales como células muertas y enfermas, microbios indeseables, subproductos del metabolismo y sustancias contaminantes. Todos los órganos y glándulas reciben un necesario y bien merecido descanso, durante el cual se purifican y rejuvenecen sus tejidos y se regulan y equilibran sus funciones. Todo el canal digestivo se vacía, y lo que sale por su extremo inferior seguramente sorprenderá y asqueará a quienes ayunan por primera vez, hasta el extremo de hacerles adoptar el ayuno y la limpieza de colon como hábitos permanentes.
El beneficio más importante del ayuno tal vez sea que limpia y depura a fondo la corriente sanguínea. La sangre tiene la función de transportar oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo, y debe también retirar los residuos metabólicos de las células para que sean excretados por los riñones y los pulmones. Asimismo, la sangre es el "vigilante" inmunológico del cuerpo, que hace circular las enzimas, los glóbulos blancos y otros factores inmunitarios durante las 24 horas del día, en misiones de "búsqueda y destrucción" de los invasores. Y la sangre sucia no puede realizar correctamente estas funciones. En consecuencia, se instaura la desnutrición, disminuye la resistencia, la toxemia se vuelve crónica y los gérmenes disponen de plena libertad para invadir los tejidos más vulnerables. A menos que lleve usted una vida ascética alejada de la civilización y evite todas las aberraciones alimentarias, su sangre y sus demás tejidos están forzosamente acumulando toxinas y perdiendo poco a poco su vitalidad funcional. Si no se limpia de estas toxinas de una forma regular, la toxemia se vuelve cada vez más grave, hasta que el cuerpo es incapaz de seguir soportándola y, o bien se purga espontáneamente en forma de diarrea, acné, erupciones, "manchas marrones", sudor maloliente, hedor corporal, halitosis y demás, o bien renuncia por completo a la lucha y cae víctima de un cáncer, una tuberculosis o cualquier otra enfermedad.

Un boletín de Associated Press fechado el 28 de Mayo de 1986 informa sobre los siguientes resultados del ayuno forzado en ratas de laboratorio, obtenidos en un reciente estudio sobre el envejecimiento que fue llevado a cabo en los Estados Unidos:

Cuando la dieta de las ratas de laboratorio es drásticamente reducida, las ratas viven mucho más tiempo que aquellas otras, en todo lo demás idénticas, a las que se permite comer tanto como quieran. De hecho, los investigadores declaran que esta limitación de los alimentos es la única forma que conocen de prolongar significativamente la duración de la vida normal de estos roedores.
El ayuno también restablece el adecuado pH de la sangre. Como ya hemos visto, el Yin y el Yang de la dieta y la digestión se traduce a la terminología científica occidental como equilibrio ácido/básico. La acidosis de la sangre se ha convertido en una importante afección de la civilización contemporánea, y es la responsable de toda clase de desgracias. Cuando la acidez de la sangre alcanza niveles intolerables, la corriente sanguínea deposita el ácido en las diversas articulaciones, en forma de cristales que luego forman "espolones" que literalmente "sueldan" las articulaciones y sustituyen al líquido sinovial que las lubrifica naturalmente. La consecuencia es una dolorosa e incapacitante artritis. El ayuno permite que las enzimas entren en las articulaciones y disuelvan dichos cristales, con lo que se restaura el líquido sinovial y se recobra la movilidad de la articulación. El ayuno elimina también la acidosis de la propia corriente sanguínea. De hecho, los desagradables efectos secundarios que se perciben durante los tres primeros días de un ayuno se deben únicamente a que estos cristales ácidos y otras toxinas entran en la corriente sanguínea en masa para ser eliminados.
.

Jahahaiku =D (378)

.
Leo y escucho
Las palabras son bellas
Yo soy grotesco
.

Tanka =D (92)

.
Van vacilantes
Flotando en el espacio
Burbujas, mundos, mentes
A su debido tiempo
Cada una estalla
.

lunes, 29 de abril de 2013

No era idiota


De Cuentos Zen

Yagyu Tajima no Kami tenía un mono como mascota. Éste asistía a menudo a los entrenamientos de los discípulos. Siendo por naturaleza extremadamente imitador, este mono aprendió la manera de coger un sable y de utilizarlo. Se había convertido en un experto, en su género.

Un día, un Ronin (Guerrero errante) expresó su deseo amistoso de confrontar su habilidad en el manejo de la lanza con Tajima. El Maestro le sugirió que combatiera primero con el mono. El visitante se sintió amargamente humillado. Pero el encuentro tuvo lugar.
Armado con su lanza, el Ronin atacó rápidamente al mono que manejaba un shinai (sable de bambú). El animal evitó ágilmente los golpes de la lanza. Pasando al contraataque, el mono consiguió acercarse a su adversario y golpearlo. El Ronin retrocedió y puso su arma en una guardia defensiva. Aprovechando la ocasión, el mono saltó sobre el mango de la lanza y desarmó al hombre. Cuando el Ronin volvió avergonzado a ver a Tajima éste le hizo la siguiente observación:

- Desde el principio sabía que usted no era capaz de vencer al mono.

El Ronin dejó de visitar al Maestro desde ese día. Habían pasado varios meses cuando apareció de nuevo. Volvió a expresar su deseo de combatir con el mono. El Maestro, adivinando que el Ronin se había entrenado intensamente, presintió que el mono se negaría a combatir. Por lo tanto no aceptó la petición de su visitante.
Pero éste insistió y el Maestro acabó por ceder.
En el mismo instante en el que el mono se puso frente al hombre, arrojó su sable y emprendió la huida gritando.

Tajima no Kami terminó por concluir:

- ¿No se lo dije? No lo iba a vencer...

Poco tiempo después, gracias a su recomendación, el Ronin entró al servicio de uno de sus amigos.
.

Ƹ̴Ӂ̴Ʒ

.
“La Cerveza es buena para la salud;
las historias son buenas para el Espíritu”

- Drukpa Kunley
.

Dinero o justicia

.
De Las hazañas del incomparable Mulá Nasrudín de Idries Shah

Un día el rey le preguntó a Nasrudín:

- Nasrudín si se te da a escoger entre el dinero y la justicia, poniendo ambas cosas frente a ti, ¿cuál prefieres?

- Prefiero el dinero -  contestó Nasrudín sin vacilar.

- ¡¿Cómo, Nasrudín?!, si me presentan ambas cosas, sin duda alguna tomaría la justicia. ¿Acaso puedo lograr algo sólo con el dinero? Debes saber que no es fácil conseguir la justicia.

- Majestad, cada quien quiere lo que le falta. La justicia es precisamente lo que le falta a usted.
.

Leyenda del Niño y la Rana Chan Chu

.
Cuento chino

Una vez, un niño campesino estaba jugando en una charca cuando vio una rana y le arrojó una piedra. La rana se escondió bajo el agua. El niño, ya arrepentido, se dirigía todos los días a la charca para darle de comer, pero ésta nunca salía. El niño fue creciendo pero no por ello dejó de dejarle alimentos todos los días. Un día la volvió a ver y notó que tenía tres patas por el golpe que él le había ocasionado años atrás y le pidió perdón. El tiempo pasó y el campesino tuvo un hijo que se enfermó y no tenía dinero para comprar los caros medicamentos que le hacían falta. Un día, cuando el niño estaba agonizando, se escuchó a la rana croar. Ésta entró al lugar donde todos estaban junto al niño con una moneda de oro en la boca, con la que el campesino pudo comprar los medicamentos. La familia del niño, desde entonces, creó la Chan Chu en honor a la rana que los ayudó.
.

Jahahaiku =D (377)

.
Avispas guindas
Amarillas abejas
Piquetes rojos
.

Tanka =D (91)

.
A veces sutil
A veces denso, el ego
Experto seductor
Siempre tiene estrategias
De convencimiento
.

Tanka =D (90)

.
Bosques noruegos...
Ya no quedan sorpresas
En solitario
paseo entre los lagos
¡Patos bailando samba!
.

Tanka =D (89)

.
Este desorden
inspira sensación
de permanencia
Ésta recámara de
eterno adolescente
.

Tanka =D (88)

.
Habré de morir
Habré de confrontarlo
Palabras crueles
que no obstante consuelan
Budismo Tibetano
.

El país de la Risa

.
Cuento sufi

El maestro estaba de un talante comunicativo, y por eso sus discípulos trataron de que les hiciera saber las fases por las que había pasado en su búsqueda de la divinidad. Primero, les dijo:

"Dios me condujo de la mano al País de la Acción, donde permanecí una serie de años. Luego volvió y me condujo al País de la Aflicción, y allí viví hasta que mi corazón quedó purificado de toda afección desordenada.
Entonces fue cuando me vi en el País del Amor, cuyas ardientes llamas consumieron cuanto quedaba en mi de egoismo.
Tras de lo cual, accedí al País del Silencio, donde se desvelaron ante mis asombrados ojos los misterios de la vida y de la muerte".

¿Y fue ésta la fase final de tu busqueda? le preguntaron.

No respondió, el Maestro...Un día dijo Dios:

"Hoy voy a llevarte al santuario más escondido del Templo, al corazón del propio Dios... Y fui conducido al País de la Risa." 
.

viernes, 26 de abril de 2013

La reunión de Artes Marciales de los Gatos

.
De Cuentos Zen

Hace 200 años, en Japón, antes de la Restauración Meiji, existió un maestro de Kendo llamado Shoken, su hogar estaba invadido por una inmensa rata. Esta es una historia inusual de gatos y ratas
.
Cada noche la rata grande llegaba a la casa de Shoken y lo mantenía despierto. Tenía que dormir durante el día. Consultó a un amigo que se dedicaba a criar gatos, algo así como un entrenador de gatos. Shoken le dijo: "Préstame tu mejor gato".

El entrenador le prestó un gato de callejón, extremadamente rápido y un muy ávido cazador de ratas, con garras firmes y músculos de gran fuerza. Pero cuando se enfrentó cara a cara con la rata en la habitación, la rata no cedió terreno y el gato tuvo que darse la vuelta y correr. Había algo decididamente especial con aquella rata.

Shoken consiguió entonces un segundo gato, uno de color jengibre, con un ki increíble y una personalidad agresiva. Este segundo gato no cedió terreno, de esta manera el gato y la rata lucharon; pero la rata lo superó y el gato tuvo que realizar una presurosa retirada.

Buscó un tercer gato, uno de color blanco y negro, lo enfrentó a la rata pero no corrió mejor suerte que los dos anteriores.

Shoken consiguió un gato más, el cuarto; era negro, viejo y no estúpido, pero no era tan fuerte como el gato de callejón o el gato color jengibre. Entró al cuarto, la rata lo miró un poco y avanzó. El gato negro se sentó, imperturbable, y se mantuvo completamente inmóvil. Un titubeo cruzó la mente de la rata. Se acercó cautamente poco a poco; estaba sólo un poquito asustado. Repentinamente el gato la agarró por el cuello, la mató y se la llevó arrastrando.

Posteriormente Shoken fue a ver a su amigo entrenador de gatos y le dijo: "Cuantas veces he perseguido a esa rata con mi espada de madera, pero en vez de golpearla me rasguñaba; ¿cómo pudo tu gato negro deshacerse de ella?"

El amigo le dijo: "Lo que deberíamos hacer es citar a una reunión y preguntarle directamente a los gatos. Tu eres un maestro de Kendo, tú haz las preguntas; estoy bastante seguro de que todos entienden sobre artes marciales".

Así que hubo una reunión de gatos, era presidida por el gato negro que era el más viejo de todos. El gato de callejón tomó la palabra y dijo: "Soy muy fuerte".

El gato negro preguntó: "¿Entonces por qué no la venciste?"

El gato de callejón respondió: "Créanme, soy muy fuerte; sé cientos de diferentes técnicas para atrapar ratas. Mis garras son fuertes y mis músculos me dan un largo alcance. Pero esa rata no era una rata común y corriente".

El gato negro dijo entonces: "Entonces tu fuerza y tus técnicas no se compararon con las de aquella rata. Tendrás mucho músculo y muchas waza, pero la habilidad sola no fue suficiente. ¡De ninguna manera!"

El gato jengibre habló: "Soy enormemente fuerte, estoy constantemente ejercitando mi ki y mi respiración a través de zazen. Me alimento de vegetales y sopa de arroz, por ello tengo tanta energía. Pero me fue imposible vencer a la rata. ¿Por qué?

El gato negro respondió: "Tu actividad y energía son grandes, es cierto, pero la rata estaba más allá de tu energía; eres más débil que la gran rata. Si estás fijándote en tu ki, orgulloso de él, se transforma en algo así como grasa. Tu ki es sólo una explosión transitoria, no puede durar y todo lo que queda es un gato furioso. Tu ki puede compararse con el agua que fluye de una llave; pero el de la rata es como un gran geyser. Esa es la razón por la cual la rata fue más fuerte. Aunque tengas un ki muy fuerte, en realidad es débil pues confías demasiado en ti mismo."

Le llegó el turno de hablar al gato blanco y negro, quien también había sido vencido. El no era muy fuerte, pero era inteligente. Tenía satori, había terminado con waza y utilizaba todo su tiempo practicando zazen. Pero no era mushotoku (eso es, sin metas ni deseos de victoria), y él también se vio forzado a correr para sobrevivir.

El gato negro le dijo: "Eres extremadamente inteligente y fuerte también. Pero no pudiste vencer a la rata pues tenías un objetivo, de tal manera la intuición de la rata fue más efectiva que la tuya. En el instante que entraste a la habitación entendió tu actitud y estado mental y fue por eso que no pudiste vencerla. Te fue imposible armonizar tu fuerza, tu técnica y tu conciencia activa; se quedaron separadas en vez de unirse en una.
"Mientras que yo, en un instante único, usé todas esas tres facultades inconscientemente, natural y automáticamente, y de esa manera me fue posible matar a la rata"

"Pero conozco un gato, en un pueblo no muy lejos de aquí, que es más fuerte aún que yo. El es muy, muy viejo y sus bigotes son grises. Lo conocí una vez, y ciertamente no hay nada que indique que es fuerte! Duerme todo el día. Nunca come carne ni siquiera pescado, sólo genmai (sopa de arroz), aunque a veces toma unas gotas de sake. Nunca ha atrapado una sola rata pues le tienen un miedo mortal y se apartan de él como hojas al viento. Se mantienen tan alejadas que nunca tiene la oportunidad de atrapar ni siquiera una. Un día entró en una casa completamente infestada de ratas; bueno, todas las ratas desaparecieron en ese mismo instante y se fueron a vivir en otras casas. Las podía espantar en sus sueños. Ese gato barbagris es misterioso e impresionante. Deben ser como él: más allá de las posturas, más allá de la respiración, más allá de la conciencia." 

Para Shoken, el maestro de kendo, esta fue una gran lección. En zazen, ya estás más allá de posturas, más allá de la respiración, más allá de la conciencia.
.

Concentración

.
De Los Fundamentos de la Práctica de la Meditación de Ting Chen

Si haces converger a los rayos del sol usando una lupa, y enfocas el punto resultante de luz sobre una hoja de papel, puedes hacer fácilmente un fuego a través de él. Similarmente, cuando concentras tus pensamientos, eres potenciado de muchas formas. Un Budista laico, Yang Jen San, encontró una vez una copia del Sutra Surangama en una vieja librería. Se sintió muy regocijado. Era justo lo que había estado buscando. Se sentó y leyó y leyó en completa absorción, olvidando lo que lo rodeaba, hasta que alguien lo llamó. Súbitamente se dio cuenta de que ya estaba oscuro y que si quería seguir, debía encender una lámpara. Cosas maravillosas deben suceder en la concentración profunda, porque él había estado leyendo en la oscuridad! Un escritor muy famoso de la Dinastía Sung, Su Dong Pu, recordaba una experiencia similar en la que él estaba tan profundamente absorto pintando un cuadro que ya no era conciente de su persona ni de ninguna otra cosa. Es así, entonces, que cuando una aplicación de todo corazón es dirigida, todo el mundo queda de lado.

Mientras tu concentración se fortalece, tu respiración se hace más lenta y se vuelve sutil; zonas de tensión residual se relajan, quizás después de haber existido allí durante un largo tiempo, y no hay esfuerzo. Una sensación de bienestar y comodidad aparece. La concentración sostenida y relajada de este tipo fácilmente se vuelve meditación. Desplegándose naturalmente, si le es permitido continuar, mejora la salud y la vitalidad de uno, mientras emociones atrofiadas y sus concomitantes físicos dan lugar a la sanación. Los beneficios de mejoría de la salud de la meditación son ahora un tema de investigación, y numerosos médicos lo incluyen en el programa de recuperación de sus pacientes.

La mente de las personas comunes está en la confusión. Ellas son el producto de patrones profundamente arraigados de pensamiento resultante del karma acumulado desde tiempos inmemoriales, así como torturados por la ilusión del yo. Estar iluminado es estar libre de todo eso. La concentración ya reduce las confusiones al limitar la atención de uno a una sola cosa. A través de su práctica, la opinión aparente que tienes sobre tu ilusión del yo y de las cosas deja espacio hasta que hay meditación. Entonces, hay una ausencia de pensamientos y una ausencia de palabras. Entonces, sin la presión ni la fuerza de la ignorancia, toma lugar una muy profunda clase de sanación.
.

La historia de La Ciudad Vacía

.
 Cuento chino

Aproximadamente en el siglo II a.d.C., en China coexistían tres Reinos principales: Wei, Shu y Wu. El nombre de la época también viene de ellos: “Tres Reinos”. Se desataban frecuentes guerras entres estos tres Reinos. No obstante, ningún reino era capaz de destruir a los demás. Zhuge Liang era el consejero nacional del reino de Shu. Era famoso por su utilización de las estrategias militares.

El reino Wei recibió la noticia de que en Xi Cheng, ciudad de importancia estratégica, sólo había unos diez mil soldados. El rey destacó al general Sima Yi con un ejército de unos cien mil soldados para atacar a Xi Cheng. Cuando se enteró del rápido movimiento del ejército Wei hacia Xi Cheng, todo el reino de Shu fue presa de un gran temor, desde el rey propio hasta los soldados. Todos sabían que con unos diez mil soldados, era casi imposible defenderse de unos cien mil enemigos. Todo el mundo puso sus esperanzas en el consejero nacional, Zhuge Liang, deseando que con su sabiduría, pudiera encontrar una solución.

Zhuge Liang ideó una estratagema. Dio la orden de que todas las personas y todo el ejército abandonaran la ciudad para esconderse en un lugar más seguro. Después, abrió la puerta para esperar la llegada del enemigo. Poco después, el general Sima Yi sitió a Xi Cheng con sus numerosos efectivos. Se quedó sorprendido al ver las puertas abiertas, sin ningún soldado de guardia. Sólo se veía a un viejo que limpiaba el suelo. En ese momento, apareció Zhuge Liang en lo alto de la muralla.  Se veía que no tenía ninguna prisa. Se arregló la ropa y se sentó para tocar música. Todo el ejército Wei se quedó confuso por el comportamiento anormal de Zhuge Liang.

Frente a la puerta abierta y a Zhuge Liang tocando el guqin6 tranquilamente, el astuto del general Sima Yi no sabía qué hacer. Sabía que Zhuge Liang era muy inteligente, pero nunca pensó en semejante atrevimiento. Dedujo que dentro de la ciudad le esperaba emboscado una gran cantidad de tropas. En ese momento la música de la muralla se puso cada vez más rápida, como si llegara el huracán. El dudoso Sima Yi creía que este cambio del ritmo de la música era la señal de ataque. Dio inmediatamente el orden de retroceder. En muy poco tiempo desparecieron unos cien mil soldados del ejército de Wei. Sin un solo soldado, Zhuge Liang salvó a Xi Cheng. Esta es la famosa historia de Ciudad Vacía.
.

jueves, 25 de abril de 2013

La creación del hombre

.
De Leyendas de Egipto de Kyle Brown

Una vez creados todos los seres que debían hacer compañía a los dioses, se dio la vida al hombre.

Hubo quien dijo que la humanidad había brotado directamente de las lágrimas de alegría que había volcado Ra-Atum cuando recuperó a Shu y Tefenet de las aguas del caos.

Otros contaban que el primer hombre había sido modelado por Khnum, el dios con cabeza de cordero, en su torno de ceramista. Después de haber dado la vida a sus nuevas criaturas, el Creador les hizo una tierra para que vivieran en ella: se trataba del reino de Egipto.

Ra-Atum protegió Egipto de posibles peligros con enormes barreras de desierto, pero decidió crear también el río Nilo para que sus aguas lo inundasen periódicamente y así sus habitantes podrían tener ricas y abundantes cosechas. Después fue haciendo el resto de países y precisamente para ellos puso un Nilo en el cielo, lo que denominamos lluvia.

Ra hizo a su vez que existieran las estaciones y las divisiones temporales (meses) y cubrió la tierra de árboles, hierbas, flores y vegetales de todo tipo. Finalmente creó todas las especies de insectos y peces, de pájaros y animales terrestres, y les infundió el aliento de la vida.

Ra-Atum, contento y satisfecho con cuanto veía a su alrededor, es decir, su propia creación, se paseaba cada día sin descanso por su reino o bien navegaba por el cielo con la Barca de Millones de Años.

Cada vez que veían el Sol, las criaturas vivientes de las tierras de Egipto se alegraban y alababan a su poderoso Creador.

Finalmente, para poder frenar todas las fuerzas del caos y el mal, así como para poder defender el orden, la justicia y el bien, Ra-Atum inventó lo que se denominó realeza. Él fue el primero y más grande rey de Egipto y gobernó durante siglos y siglos con alegría y paz.
.

Mamá - ¿qué es idealismo? / Mamma - hva er idealisme?


Poema de Herbjørg Wassmo
del libro Norsk Lyrikk Fra 70-åra
("Lírica Noruega de los años 70s")


Mamá - ¿qué es idealismo?

Sí, idealismo
es una bonita palabra
que nos ayudará
a tener un mundo mejor
pero igual y tiene
pies demasiado flacos y
manos frías

Cuando sale
a jugar a los exploradores
se le ve raramente abajo
en el camino lodoso
Sólo se le ve en el camino al cielo
es por eso que se tropieza tan seguido
y cae

........................................................................................

Versión original en noruego:

Mamma - hva er idealisme?

Jo idealisme
er et pent ord
som skal hjepe oss
til en bedre verden
men det har liksom
for tyne føtter og
kalde hender

Når det går ut
for å leke speider
ser det sjelden ned
på den gjørmete veien
bare til himmels
derfor snubler det ofte
og faller.

 ........................................................................................ 

Herbjørg Wassmo. Nació en 1942 en Myre i Vesterålen. Debutó en 1976 con la colección de poemas "Vingeslag" (Aleteo).
 .

miércoles, 24 de abril de 2013

El Monstruo del río

.
De El canto del pájaro de Anthony de Mello
El sacerdote de la aldea era distraído en sus oraciones por los niños que jugaban ¡unto a su ventana. Para librarse de ellos, les gritó: "¡Hay un terrible monstruo río abajo. Id corriendo allá y podréis ver cómo echa fuego por la nariz!".
Al poco tiempo, todo el mundo en la aldea había oído hablar de la monstruosa aparición y corría hacia el río. Cuando el sacerdote lo vio, se unió a la muchedumbre. Mientras se dirigía resollando hacia el río, que se encontraba cuatro millas más abajo, iba pensando: "La verdad es que yo he inventado la historia. Pero quién sabe si será cierta..."

Es mucho más fácil creer en los dioses que hemos creado si somos capaces de convencer a los demás de su existencia.
.

lunes, 22 de abril de 2013

El Libro Almohada (El sueño de Avena)

De Las mejores leyendas Taoístas de Lieh - Tzu, Chuang - Tzu y otros

En el año sexto del reinado de Kai Yuan (719 d. C.), un taoísta estaba viajando y se detuvo a descansar en una posada al costado del camino. Después de sacarse el sombrero, intentó dormir usando su bolso como almohada. Al cabo de un rato, un joven llamado Lu Sheng entró en la posada. Vestía un saco corto y cabalgaba un asno. Comenzó a charlar con Lu el taoísta y se hicieron amigos rápidamente. Entonces, Lu miró su saco viejo y gastado y suspiró: "¡Un verdadero hombre debería lograr algo en el mundo, en vez de vivir en tal decrepitud!". El taoísta le dijo: "Por lo que puedo ver, usted no tiene ni dolor ni enfermedad. Los dos estábamos hablando de muchas cosas placenteras. ¿Por qué está repentinamente tan melancólico?"

Lu Shen dijo: "Estoy meramente viviendo. Ni siquiera me he aproximado a alcanzar mis sueños".

El taoísta contestó: "Si esto no es suficiente para usted, ¿qué necesita para estar contento?"

 Lu Sheng respondió: "En la vida, un verdadero hombre de cultura debería realizar muchas cosas y alcanzar mucho honor. Debería por lo menos llegar a ser un general o un Primer ministro. Debería comer las delicadezas del mundo, escuchar las más maravillosas músicas y mirar la danza de mujeres hermosas. No debería estar satisfecho hasta ser capaz de llevar riqueza y poder a su familia. En cuanto a mí, he puesto mucho esfuerzo en mis estudios y he aprendido muchas cosas. Pensé que la erudición podría proporcionarme riqueza y honor, pero ahora ya estoy en mi mejor edad y aún debo trabajar en el campo y vivir del sudor de mi esfuerzo. ¿No es esto razón suficiente para estar melancólico?". Cerró los ojos fatigadamente y se preparó para dormir.

Para entonces, el posadero estaba cocinando avena en la cocina. El taoísta sacó una almohada de su bolso y se la dio a Lu Sheng. "¿Por qué no duerme sobre esta almohada? Yo le prometo riqueza y fama tal como la desea".

Era una almohada hecha de porcelana azul. De cada lado de la almohada había un pequeño agujero. Cuando Lu Sheng apoyó su cabeza sobre ella, el tamaño del agujero comenzó a agrandarse. Lu Sheng se levantó, caminó dentro del agujero y se encontró de vuelta en su propia casa. Después de unos meses, se casó con la hija del poderoso clan Tsui. Su esposa era hermosa. A causa del monto de la dote, se volvió rico. Y debido a la influencia de su familia política, su  prestigio creció gradualmente.

Al año siguiente, pasó los exámenes del nivel más alto para el servicio civil. Se elevó con rapidez a la jerarquía del gobierno. Después de tres años, llegó a ser prefecto de Shanchou. Utilizando sus habilidades, hizo un canal que trajo mucho comercio a la prefectura. La gente estuvo muy agradecida y le hicieron un monumento. Luego fue asignado a la gran ciudad de Kaifeng como procurador, más tarde ascendido nuevamente como intendente de la capital imperial.

En ese tiempo, el emperador se estaba concentrando en expandir el territorio del imperio. Entonces, los tibetanos atacaron y ocuparon una ciudad de frontera. El emperador consideró muchos candidatos para la incipiente guerra con Tíbet. Decidió elegir a Lu Sheng como comandante general para el teatro de operaciones de Hoshi. Lu Sheng luchó contra los tibetanos y los derrotó. Entonces construyó tres grandes fortalezas para proteger la frontera del imperio. La gente de la frontera estuvo muy agradecida por la paz, y se erigió otro monumento en su honor.

Cuando retornó a la capital, el emperador acumuló honores y títulos sobre él. Lo convirtió en Ministro de Documentos y Ministro del Servicio Civil, así como Censor en jefe; su prestigio no tenía igual y el pueblo lo amaba. Pero el Primer Ministro estaba celoso de su poder y esparció rumores maliciosos. Lu Sheng fue degradado al rango de administrador local.

Al cabo de tres años, el emperador lo llamó de regreso y lo hizo Ministro de Rituales. Luego llegó a ser Primer Ministro Auxiliar. Gobernó el imperio en conjunto con el Primer Ministro Hsiao Sung y con Pei Kuang-ting; el emperador confiaba en él, implícitamente. Su consejo era sabio y muchos admiraban su sabiduría. El otro Primer Ministro lo odiaba. Nuevamente esparcieron rumores y proporcionaron evidencia de su intención de rebelarse contra el emperador. Éste dio orden de que lo arrestaran. Cuando los soldados fueron a buscarlo a su casa, para llevar a cabo la orden, Lu Sheng se atemorizó mucho. Le dijo a su esposa: "En mi hogar tengo cincuenta acres de buena tierra. Eso es más que suficiente para una buena vida. ¿Por qué tuve que meterme en política? ¡Ahora, aunque sueñe con vestir una chaqueta corta de algodón y cabalgar un burro para ir a trabajar, sé que nunca podré alcanzar ese sueño!"

Desenvainó su espada y se preparó para suicidarse, pero su esposa le arrebató la espada. Después de que lo arrestaron, todos los que habían estado involucrados con él fueron ejecutados. Pudo escapar con vida tan sólo porque los sirvientes del emperador hablaron bien de él. Fue exiliado a una prefectura muy lejana.

Transcurridos muchos años, el emperador descubrió que lo habían engañado. Lo llamó de vuelta a la corte y lo designó Primer Ministro. También obtuvo el título de Duque de Yen.

A lo largo de los años nacieron cinco hijos. Todos ellos llegaron a ser grandes oficiales de la corte. Tuvo diez nietos. Ejerció poder en la corte imperial durante cincuenta años, aunque sufrió el exilio dos veces. Dispuso de más concubinas hermosas de las que pudo contar. Escuchó música ejecutada por los mejores músicos del imperio. El emperador almacenó sobre él regalos de valor inestimable, incluyendo tierras, mansiones, caballos de pura sangre y cosas así.

Ya de viejo, intentó renunciar y volver a su tierra natal, pero el emperador se rehusó. Cuando enfermó, el emperador envió muchos eunucos para que cuidaran de su salud y los mejores médicos para que atendieran. Para agradecerle al emperador escribió:

"Yo era simplemente un pobre estudioso, en la provincia de Shantung. Vivía de trabajar la tierra. Cuando Su Majestad generosamente me vistió, llegué a ser un oficial del Imperio. Mediante el aliento de Su Majestad, me convertí en general fuera del Imperio y en sirviente civil dentro del mismo. Estoy endeudado con Su Majestad por muchos, muchos años. Cuando advierto cuánto carezco de talento y sabiduría, siento como si hubiera estado caminando sobre hielo fino. Ahora que he ocupado el más alto de los cargos y alcanzado la edad de ochenta años, me doy cuenta de que ya no puedo pagar mi deuda con Su Majestad. Tan sólo puedo hacer Kowtow (muestra de respeto, en la que se toca el sueño con la frente) en su presencia".

El emperador respondió a su carta así:

"Usted utilizó su talento y conocimiento para servirme. Fuera del Imperio venció a mis enemigos. Dentro del mismo, puso a la corte en buen orden. Nos ha dado más de veinte años de paz. Cuando oí hablar de su enfermedad, pensé que era solamente un pequeño malestar. Ahora advierto lo seria que es. Cuídese mucho por mí. Espero que mejore pronto".

Esa noche, Lu Sheng murió.

Entonces Lu Sheng despertó y bostezó. Miró alrededor. Aún estaba en la posada del costado del camino. El posadero todavía cocinaba la avena. Su sueño había sido tan breve que la avena aún no estaba lista. Murmuró para sí mismo: "¿Fue todo un sueño?"

El taoísta dijo: "¿Alcanzaste tu sueño? Eso es todo lo que hay"

Lu Sheng respondió: "He probado la grandeza y el ser degradado, la destitución y la riqueza, la vida y la muerte. ¿No me está enseñando usted que yo ya no debería añorar el poder y la riqueza? ¿Cómo puedo no aprender esta lección?". Le hizo una reverencia al taoísta y partió.

................................................................................................

Este cuento clásico muestra la importancia de ser consciente de lo efímero de la vida y no dejarse atrapar por los sueños y proyectos personales sino prestar atención a la práctica del Tao. Esto no significa no tener proyectos ni ambiciones. Significa no ser su esclavo ni sufrir como consecuencia de ellas. Luego de todas las grandes obras llevadas a cabo en la vida, hemos de abandonar este mundo. Si las circunstancias se presentan favorables, debemos aprovechar la oportunidad de hacer algo por los demás, pero tratar de provocar afanosamente estas circunstancias...


Es interesante advertir que se dice que el inmortal Lü Tongpin decidió abrazar el camino de la Inmortalidad, después de una experiencia similar a la de esta historia.
.
.

domingo, 21 de abril de 2013

Un zumbido en el oído

.

De Cuentos de los derviches persas de Sa'di

¿Sabéis que el famoso jeque árabe Hatim Tai estaba sordo? ¡Muy poca gente se lo creía!
 

Una mañana, una mosca estaba zumbando mientras trataba de escaparse de la red de una araña. Esta había estado tan quieta y callada que, quizá, la mosca pensó que era un trozo de azúcar. Pero ahora ella estaba a punto de saber que era todo lo contrario.
Hatim Tai se acercó a la esquina de la habitación donde se oía el zumbdio.

- Tu propia codicia te ha atrapado - le dijo a la mosca -. No encontrarás en las grietas o en los recovecos ni miel, ni azúcar, ni caramelos. Lo único  seguro que descubrirás en esos sitios son trapas y celadas. El zumbido se detuvo. La araña tenía a su víctima.

- ¡Pero, Hatim! - exclamó uno de sus ayudantes -. ¿Cómo has podido oír a la mosca? Yo apenas la he percibido, y todo el mundo dice que estás sordo.

- ¡Eres un hombre inteligente! - le respondió Hatim con una sonrisa -. Veo que tendré que contarte lo de mi sordera. Y esta es la historia: la mayor parte  del tiempo, y por razones de estado, estoy rodeado de aduladores. Ese tipo de gente que oculta mis defectos y llena mis oídos de lisonjas. No podía evitar  engañarme con su cháchara. El orgullo creció en mi interior y me hizo desdichado.
Así que poco a poco les dejé creer que estaba sordo, y, lógicamente, todos se pusieron a menear las cabezas con tristeza. Y entonces descubrí dos ventajas:

La primera fue que dejaron de molestarme con sus halagos. Se dieron cuenta muy pronto de que no llegaban a ningún lado con ellos, pues todos sus esfuerzos se topaban con mi rostro inexpresivo.
La segunda fue que empece a saber la verdad sobre mí mismo. Cuando pensaban que no podía oír nada, esos aduladores eran bastante sinceros acerca de mis cualidades, buenas y malas. No siempre fue agradable escuchar cómo se discutían mis pecados en público, pero de esta manera rápidamente mi orgullo desapareció, y esto me ayudo a no cometer  más inquidades.
.

El tiempo para dibujar un cangrejo

.

Se rumoreaba entre el pueblo que Chuang Tzu tenía muy buenas dotes para el dibujo. Cuando este rumor llegó a oídos del rey, éste lo mandó llamar a la corte y una vez allí, le dijo:

- Sé que estás muy dotado para el dibujo, ¡quiero que me dibujes un cangrejo!

A lo que Chuang Tzu respondió:

- Muy bien, pero ahora no puedo, necesito tiempo

Entonces el rey le dijo:

“De acuerdo, puedes tomarte el tiempo que necesites” Y esperando una respuesta muy diferen te, el rey le preguntó:

- ¿Cuánto tiempo necesitas?

Chuang Tzu, sin más respondió:

- Necesito cinco años

El rey se sintió contrariado, pero como ya le había concedido previamente lo solicitado, tuvo que acceder a la petición y a continuación Chuang regresó a su casa.

Pasados los cinco años, el rey mandó llamar a palacio de nuevo a Chuang Tzu y una vez en su presencia le dijo:

- Han pasado ya los cinco años, ¿habrás tenido tiempo suficiente para dibujarme el cangrejo o es que necesitas más?

A lo que Chuang Tzu respondió:

- No he tenido el tiempo suficiente para dibujarlo, necesito cinco años más

Y nuevamente Chuang Tzu abandonó el palacio sin haber dibujado nada.
Pasado el plazo de los cinco nuevos años y agotado el tiempo, Chuang Tzu fue llamado otra vez al palacio. Entonces nada más entrar a la presencia del rey y sin mediar palabra, tomó un pincel y en un instante y de un solo movimiento, dibujó el cangrejo más perfecto que jamás se había visto, entregándoselo al rey. Había necesitado diez años para hacerlo.
.

sábado, 20 de abril de 2013

Tanka =D (87)

.
Nada que decir
Todo lo que ahora existe
es la ventana
Y las gotas de lluvia
que se le precipitan
.

Jahahaiku =D (376)

.
Cuanta neblina...
Ya toda la ciudad
es una nube
.

.
¿En dónde estarán
mis viejos maestros?
¿Me pensarán a ratos
así como yo los pienso?
Oh, como me duele a veces
el paso del tiempo
.

.
Mi padre el desierto
Mi madre la selva
Mi hermana el bosque
Mis amigos
la costa y la estepa
Y yo el profundo respeto
hacia ellos
.

lunes, 15 de abril de 2013

حب

.
" Por mucho que intento hablar del amor, al llegar a él, me avergüenzo de él "

.- Rumi
.

La rueda del tiempo

.
Cuento indio

En la India dos hombres caminaban por el campo. El más anciano dijo: Estoy cansado. Por favor, ve a buscar un poco de agua en los pozos que se ven al otro lado del arrozal. Te espero a la sombra de estos árboles.
El joven cruzó el campo y en el pozo se encontró con una muchacha que estaba sacando agua. Se sintió atraido por ella y suavemente le preguntó su nombre. Ella le contestó con una sonrisa. Algo más tarde él le propuso llevarle la varija hasta el pueblo. Ella aceptó. Ya en la aldea fue invitado a comer en casa de la joven. Conoció a otda la familia y acabó pidiendo la mano de la chica. Se la concedieron.
Tras la boda trabajó como campesino, tuvo hijos y los educó. Uno murió de enfermedad. Sus suegros también fallecieron y se convirtió en el cabeza de familia. Su hijo mayor se casó y partió. Su mujer, con el pelo ya cano, murió algo después.
El la lloró, porque la había amado mucho. Días más tarde una inundación devastó el valle. Fue arrastrado como sus vecinos por un torbellino de agua fangosa. Luchó para sujetar a su hijo menor, que se ahogaba ante sus ojos.
De repente, sin saber por qué, se acordó de su amigo, el anciano que le había pedido agua. Al instante se encontró en tierra seca, cruzando un campo, con una jarra en la mano. Regresó junto al anciano, que estaba adormecido bajo un árbol. Algo en el aire, que se había vuelto puro y ligero, parecía indicarle al joven que se hallaba en el mismísimo umbral del gran misterio de Vishnú, el dios que mantiene los mundos en su sitio.
El anciano se despertó y le dijo:

- El sol ya se está poniendo. Tardaste mucho. Estaba a punto de ir a buscarte.
.

Polvo de estrellas

.
 Del capítulo Cosmosofía
del libro Los Hijos de la Luz: Ensayo sobre historia, tradiciones, mitos, leyendas y fábulas de la masonería universal de Raymond François Aubourg Dejean, traducción de Gloria Susana Mariño de Aubourg

En los últimos milenios, hemos hecho los descubrimientos más asombrosos e inesperados sobre el universo y el lugar que ocupamos en el. En el último tercio del siglo XX, y ya en la frontera del nuevo milenio, el hombre ha iniciado el dominio del átomo, del electrón, de la célula y de la molécula y como consecuencia, está en condiciones de transformar casi todo. Los esclavos humanos fueron sustituidos por la máquina y ahora por otros servidores: los microchips y los genes, que no podemos ver con nuestros ojos, pero que llevan en su interior la transformación del mundo. Se han roto las cadenas de la gravedad. Se ha descifrado el código genético y sabemos que la vida es una cierta disposición de la materia. Se ha iniciado la exploración y explotación del espacio. Desde satélites o desde la tierra y gracias a los rayos X, los rayos infrarrojos, ultravioletas y la radiación Gamma, se auscultan estrellas y galaxias situadas a millones de años luz de nuestro planeta. Hemos examinado el universo en el espacio y descubierto que vivimos en una mota de polvo.

En otros campos, se han vencido enfermedades hasta hace poco mortales. Se han empezado a sustituir partes decisivas del organismo. Se sustituyen el cobre por la fibra óptica, el acero y el aluminio por el plástico, el petróleo por la fusión nuclear. Se han inventado el radar, el láser, la penicilina y los plásticos. Se quiere sustituir el electrón por el fotón y se han desterrado, en cierta medida y en determinadas sociedades, el hambre, el dolor y la enfermedad. Creemos conocer la fecha de nacimiento del universo y hemos aprendido que somos a la vez testigos y participantes efímeros en un proceso de evolución comenzado hace miles de millones de años y que abarca a la naturaleza entera. Sabemos que el ser humano no ha existido siempre; en las escalas de tiempo de la astronomía, su aparición es muy reciente. Emerge de una larga serie de antepasados entre los cuales reconocemos las células primitivas, los metazoarios, los peces, los anfibios, los reptiles, los mamíferos y los primates. Hace menos de 10 millones de años, evolucionaron los primeros seres que se parecían a seres humanos. Sabemos que la evolución funciona mediante la mutación y la selección y sabemos que los átomos de nuestros huesos y de nuestra sangre se forjaron en estrellas a años luz de distancia de nosotros, o que incluso las partículas más antiguas de las que están compuestos estos átomos son fósiles de energías y fuerzas apenas comprensibles que existieron en el primer microsegundo de la creación.

Virginia Woolf decía: “...La naturaleza nos ha confeccionado híbridamente de arcilla y de diamante, de arco iris y de granito..”. Ahora podríamos añadir que el hombre está compuesto de la inimaginable cifra de 10 elevado a 29 partículas elementales y podemos decir: “... Somos polvo, polvo de estrellas, polvo de estrellas que anda...” , lo cual no es sólo una frase poética. Para Monod «... Se ha roto la antigua alianza y el hombre sabe, por fin, que está sólo en la inmensidad indiferente del cosmos, del que ha emergido por azar...». Sabemos también que el hombre vive en un pequeño planeta, la Tierra, que es arrastrado a velocidades fabulosas por su estrella: el Sol, a través del espacio interestelar. Hace poco que sabemos, además, que se trata de un astro muy corriente, de los que hay no menos de diez mil millones en su propia isla estelar: la vía láctea, que contiene unos 400 mil millones de estrellas de todo tipos que se mueven con una gracia compleja y ordenada.
 
Nuestros antepasados observaron la elegancia de la vida en la tierra, lo apropiadas que eran las estructuras de los organismos a sus funciones; consideraron esto como prueba de la existencia de un gran diseñador, un «Gran Arquitecto del Universo», que proporcionaba meticulosamente a la naturaleza, significado y orden y no podemos evitar pensar en el delicado y necesario equilibrio de la especie humana.

En todas las épocas, nos ha fascinado estas preguntas. ¿ Dónde estamos, quienes somos ?; actualmente esta muy claro que vivimos a unos 30.000 años luz del núcleo galáctico, en los bordes de un brazo espiral donde la densidad de estrellas es relativamente reducida. Vivimos en un planeta insignificante de una estrella ordinaria en las afueras de una galaxia ordinaria. Somos unos seres solos en el cosmos, que Prigogine llamaba: “... Gitanos en las fronteras del universo...”, de un universo fragmentado, rico en diferencias cualitativas y en potenciales sorpresas, de una naturaleza compleja y múltiple, en la que los procesos irreversibles y la aleatoriedad juegan un papel esencial y en la que la reversibilidad y el determinismo son solamente casos particulares. Queda todavía mucho por comprender sobre el origen de la vida, incluyendo el origen del código genético. «...Sabemos pues ... que sabemos...»; pero, nuestro mejor saber es que sabemos que sabemos poco del misterio de la vida.
 
Decía Aristóteles «...Todo hombre por naturaleza, desea saber...» y es cierto que tenemos esta increíble ansia por aprender; estamos impulsados a conocernos a nosotros mismos por dentro y por fuera; pero, si esto no es suficiente, inventamos explicaciones, razones y relatos que nos dicen dónde estamos y cómo somos.

 

Creamos leyendas, historias, fábulas con las cuales construimos lo que llamamos «tradición»; esta es nuestra manera de ser; inventamos mecanismos que nos pueden llevar más allá de nosotros mismos. Tenemos instrumentos que nos permiten ver lo que no podemos ver, oír lo que no podemos oír, ir a lugares a los que no podemos ir, y vamos a estos sitios, y vemos esas cosas, y las oímos y nos hacemos siempre las mismas preguntas: ¿Qué significa ? ¿Cómo formamos parte de todo esto? Deseamos descubrir nuestro pasado, conocer nuestro presente y establecer nuestro futuro. También deseamos descubrirnos a nosotros mismos, descubriendo la «Vía Real» que nos permite entender el lazo que tenemos con el universo y con su Creador, como parte microcósmica de El y El, como parte macrocósmica de nosotros.
 
A pesar de las invenciones e innovaciones de nuestro mundo moderno; a pesar de los prodigios técnicos y la evolución material de nuestro siglo de la luz, el hombre no es más feliz; siente malestar; continúa inquieto y angustiado, puesto que perdió la conciencia de su origen del primer día desaparecido y olvidado; le falta algo, el reencontrarse con el lazo original, con el pasado lejano, con la fuente primordial.
 
La tradición nos transmite el mensaje de un pasado lejano, aquel de nuestro orígen; pero, hemos olvidado esta unidad creadora, ese tiempo primordial; pero sin duda, nuestra memoria insconsciente nos incita a buscar con nostalgia las Leyes del mundo que ella nos ha transmitido y que queremos interpretar según el lenguaje de nuestra época.
 
En el ansia de conocer lo desconocido, el hombre tiene necesidad de imaginar y gusto de lo irracional que soporta su capacidad de soñar. Por eso, extrapola éste tiempo olvidado; se le ilustra con quimeras, con cuentos; forjando unos mitos brumosos e improbables con el fin de satisfacer su deseo de lo maravilloso; intentando justificar su desconocimiento por lo fantástico; de explicarlo y de comprenderlo por la alegoría de la leyenda. El hombre quisiera que su pasado fuera «bello»; por eso, agrega un poco de decoro, de fantasía y de magnificencia a lo ordinario, para que los demás lo envidien, para que deseen ser como quisiera ser él mismo, para que lo admiren sus hijos, para los cuales quiere ser su héroe, y sus amigos para los cuales debe ser «gente buena»; para que lo admiren más, para que lo amen más, y para que sus enemigos lo odien más. 
El hombre quiere ser admirado; es por eso que decora la realidad con adornos magníficos; es por el odio de lo ordinario y de lo mediocre que el hombre transforma la verdad en mitos, leyendas y fábulas; las cuales, sin contradecir la verdad, la presenta en una forma más valiosa; para embellecer a los que participaron en su desarrollo y a sí mismo. Con el tiempo y con el paso de las generaciones bañadas en este mito que se volvió viviente en el espíritu de su comunidad, el hombre lo aceptó como verdad y al final se lo cree; se identifica con él, transmitiéndole como testimonio de lo que él mismo ha aceptado como su historia.
.

Compartir

 
Creative Commons License
This obra by Arturos (Basiliskus) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.
Based on a work at basiliskus.blogspot.com.